¿Podemos confiar vidas a un detector de gases?

Chequeo simple (“Bump Test”) vs. calibración completa

La mayoría de las fallas de funcionamiento se descubren en el momento de una calibración o un chequeo simple (“Bump Test”), lo que significa que en algún punto antes de probarlo el monitor de gas estuvo funcionando con problemas y nadie se dio cuenta..!!  Entonces, ¿es adecuado un chequeo “Bump Test” muy seguido,  o es una mejor opción la calibración completa más espaciada.

A menudo se nos pide que expliquemos cuál es “LA” diferencia de resultados entre calibración y chequeo simple (“Bump Test”). Este es un tema controvertido. Los más “preciosistas” le pedirán lo más seguro: que realice una calibración completa antes de cada uso o incluso cada vez que se enciende el equipo, aunque aún eso no garantiza 100% la ausencia de fallas (solamente minimiza al máximo la posibilidad de ocurrencia, pero esa probabilidad sigue siendo mayor que cero). En la práctica, nuestros clientes y cada usuario tienen sus propios intervalos. Si el monitor de gas se usa con muy poca frecuencia, por ejemplo, un detector portátil para entrar a un espacio confinado durante un día de mantenimiento cada dos meses, debe calibrarse antes cada vez para darle confianza al usuario de que la unidad va a responder como debería. Si la empresa utiliza ese detector varias veces a la semana (o si se trata de un equipo fijo, lo que implica que se usa 24hs/365días), varios clientes prefieren realizar un chequeo simple ocasionalmente (cada 5, 10 ó 15 días) y una calibración completa apenas falla un chequeo o cada tres meses.

En primer lugar, es bueno enfatizar la importancia de que la configuración inicial y la calibración de su equipo sean realizadas por el proveedor o un técnico capacitado y calificado por el mismo. En Siafa, cada uno de los detectores se calibra en nuestro Laboratorio certificado mediante un método validado, antes de abandonar nuestras instalaciones. Los ajustes iniciales incorrectos pueden hacer que su detector dé lecturas falsas y algunos medidores pueden configurarse para usar diferentes tipos de gas de calibración y / o diferentes concentraciones.

 

Según la mayoría de las definiciones, un “Bump Test” es una breve exposición del monitor al gas patrón para verificar que los sensores responden y las alarmas del instrumento funcionan en consecuencia. Este chequeo simple no verifica la precisión del instrumento. Aquí es donde entra la verificación de calibración. La verificación de calibración se realiza al exponer el monitor a una concentración de gas certificada durante un período de tiempo específico para verificar que proporcione una lectura precisa. En la mayoría de las aplicaciones, todo lo que se necesita es saber que el instrumento responderá y producirá una alarma que podría salvarle la vida si se encuentra un peligro de gas amenazante. En otras aplicaciones, la precisión de la lectura también es importante.

Con los instrumentos disponibles en la actualidad, si le preocupa la precisión de sus lecturas antes de usar su instrumento, es mejor calibrarlo en lugar de realizar una verificación de calibración. Generalmente tomará la misma cantidad de tiempo, usará la misma cantidad de gas, pero garantizará la precisión de las lecturas del instrumento cuando se complete. Si está realizando una comprobación de calibración, y las lecturas están fuera de la precisión deseada o especificada, tendrá que realizar la calibración completa de todos modos, por lo que también puede hacerlo la primera vez y obtener el resultado garantizado. Sin embargo, tenga en cuenta que los medidores en el mercado actual requieren el uso de mucho más gas patrón para el modo de "calibración" que para un “Bump Test”, lo que podría crear problemas de presupuesto para los medidores que se usan con frecuencia. Dicho esto, la salud y la seguridad deben ser una preocupación primordial y si elige un chequeo simple, una verificación de calibración o una calibración completa, lo importante es que antes de usar su monitor de gas en un trabajo donde su vida pueda estar en peligro, verifique con gas de alguna manera.

Además de usar un gas de calibración certificado apropiado para los sensores a los que se dirige, no use nunca el gas de calibración que haya pasado su fecha de caducidad. La mejor práctica es usar gas de calibración, tubería, reguladores de caudal y copas de calibración adaptadoras al sensor provisto por el fabricante del instrumento o siguiendo taxativamente sus recomendaciones.

Una vez que se haya calibrado el monitor, es importante mantener un registro escrito de los resultados, incluidos los ajustes por la deriva de la calibración, el mantenimiento o las reparaciones excesivas, o si un instrumento es más propenso a lecturas inexactas.

¿Podemos confiar vidas a un detector de gases?

La única respuesta 100% correcta es  Depende…                
A continuación, algunas pistas

• El funcionamiento del detector de gas debe probarse regularmente con gas patrón ya que puede ocurrir una deriva dependiendo del escenario y sus cambios. Antes del chequeo hay que asegurarse de que las entradas del aire al sensor no estén obstruidas y estén libres de residuos.

• El uso de un gas certificado con una concentración diferente a la que indica el fabricante para cada detector al realizar una calibración completa o un chequeo simple (“Bump Test”) puede producir lecturas inexactas. Esto puede implicar que durante el trabajo se indique menos que la concentración real arriesgando la salud o vida del trabajador, pues pueden estar presentes niveles más altos del gas que se está monitoreando.

• La frecuencia de calibración de los sistemas fijos depende de los tipos de sensores, el entorno donde estén instalados y el uso. Las calibraciones se pueden requerir con más o menos frecuencia según el uso, las concentraciones medidas y el tiempo acumulado de exposición.

• Se exhorta a realizar una calibración completa o al menos un chequeo simple (“Bump Test”) si se sospecha que el instrumento pudo haber estado sujeto a alguna condición que podría tener un efecto adverso en su funcionamiento tales como: exposición a venenos del sensor o a altas concentraciones de gases, salpicaduras o inmersión con agua u otros líquidos, temperaturas extremas, golpes o estrés mecánico, u otros que pudiera describir el proveedor.

• Un conjunto típico para calibración o chequeo incluye: cilindro(s) de gas, regulador(es) de gas con tubería de material inerte adecuado (no cualquier plástico o goma), copa de calibración del sensor y estuche de transporte.

Se pueden calibrar / chequear varios detectores con un kit de calibración. La única limitación es la cantidad de gas en el cilindro. Los cilindros portátiles más comunes pueden contener 34, 58, 100, 116 litros de gas patrón (u otras medidas similares entre 10 y 150 l) y deben reemplazarse cuando el medidor de presión en el regulador muestre 2 bar o 30 PSI (libras por pulgada cuadrada) o menos.


Un cálculo aproximado dice que cada prueba puede insumir entre 0,5 y 2 litros dependiendo básicamente de las características del detector, del gas en cuestión, de la edad y velocidad de respuesta de los sensores, y del tipo de prueba.

• Antes de probar o calibrar los detectores deben haber estado encendidos por un mínimo de 3 a 5 minutos, y primero se deben probar y calibrar en aire limpio (o con un cilindro de aire cero sintético). Solamente si pasan exitosamente la indicación de cero pueden exponerse al gas patrón.

• Todos y cada uno de los detectores fijos y portátiles de gas que proveemos están calibrados antes de salir de la fábrica del exterior, y nuevamente al 100% en nuestro Laboratorio de Buenos Aires para reafirmar su correcto funcionamiento antes de la  entrega.



Incluso aquellos fijos que instala Siafa tienen una tercera calibración al ponerlos en marcha en su lugar de operación revalidando su respuesta apropiada en ese escenario en particular.



  • Desde hace más de 20 años Siafa posee un laboratorio de Calibraciones y Mantenimiento de todas las marcas existentes en el mercado argentino.
    Siafa también presta los servicios de Mediciones, Alquiler de Instrumentos y gestión de Análisis Químicos.
  • Para comunicarse con nosotros:
    Puede enviarnos un mensaje a ventas@siafa.com.ar
    Comunicarse vía telefónica al 011 4684 2232.
    Visitar la sección de nuestro sitio SIAFA Web
     
    NOTA: Siafa y las empresas fabricantes cuyos productos comercializamos en Argentina, se esfuerzan de buena fe para proveer información técnica confiable y de calidad en el uso de instrumentos y la aplicación de los mismos. Sin embargo, no podemos garantizar que la información suministrada sea suficiente para cumplir con un método, una especificación o cualquier tipo de normativa, incluso que este material no esté libre de errores. Se recomienda tener una copia de un método o especificación aprobada por una autoridad regulatoria o una organización de profesionales.