¿¡Prohibición de lámparas !? ¿Y qué tiene que ver con nosotros?

El 8 de enero de este año se publicó en el boletín Oficial la ley  27.492, que cita en su Artículo 1° “Modifíquese el artículo 1° de la ley 26.473, el que quedará redactado de la siguiente manera
Artículo 1°.- Prohíbase, a partir del 31 de diciembre de 2010, la importación y comercialización de lámparas incandescentes de uso residencial general en todo el territorio de la República Argentina. La prohibición de importación y comercialización se hará extensiva a las lámparas halógenas en todos sus tipos y modelos en todo el territorio nacional, a partir del 31 de diciembre de 2019.”
Esto conlleva una modificación en la elección de las luminarias, tanto para el hogar como para la industria.
La tendencia mundial actual es reemplazar las luminarias tradicionales por luces del tipo LED, ya que estas permiten un importante ahorro energético, tienen muy baja emisión de calor, producen una luz más nítida y brillante, y con mayor duración.

Aunque esta migración de luminarias tradicionales a LED en nuestro país será rápida, sobre todo teniendo en cuenta las actuales tarifas de servicios, no está claro si sucederá lo mismo con los equipos que miden la intensidad luminosa tal como lo exigen las resoluciones sobre Medio Ambiente Laboral, puesto que la gran mayoría de los luxómetros ya en uso se refieren a luz de lámparas halógenas. Por otro lado equipos que permiten realizar la medición sin importar el tipo de fuente pues tienen incorporada una función de correlación para indicar precisamente en exposición a diferentes fuentes luminosas, antes eran muy caros pero actualmente su costo de fabricación y precios han disminuido hasta hacerse cercanos a los luxómetros monofuente tradicionales. Estos nuevos instrumentos permiten medir con precisión fuentes LED.

Si se debe actualizar o reemplazar el equipo, es conveniente hacerlo por un instrumento que tenga la posibilidad de seleccionar voluntariamente la opción del tipo de luminaria. El mercado hoy ofrece varios modelos, que pueden o no almacenar datos, permitir descargas a PC, realizar mediciones continuas, y hasta incluso seleccionar el color de lámpara LED utilizada, entre otras prestaciones.

La calibración de un luxómetro o de un fotómetro, ya sea con respecto a un equipo similar patrón de referencia o una fuente patrón de intensidad luminosa, se ha realizado casi desde siempre usando como fuente de radiación una lámpara que simule lo mejor posible el Iluminante A de la CIE (lámpara incandescente a 2856 K).

Cuando se utiliza un equipo calibrado para medir fuentes de radiación con distribuciones espectrales diferentes de la de la lámpara patrón, es necesario aplicar una corrección. Esta se puede calcular si se conoce no sólo la distribución espectral de la fuente de luz que se está midiendo, por ejemplo, un LED; sino también la respuesta espectral relativa del instrumento. Además influye el filtro de la celda, que es el punto más débil e impredecible de un sensor de luz debido a su inestabilidad a largo plazo, sensibilidad a la humedad y la eventual variación de su transmitancia; lo que se traduce en una contribución importante en el balance final de incertidumbres en la calibración, por lo cual siempre es aconsejable al calibrar solicitar un cálculo INDIVIDUAL de Incertidumbre, así se puede conocer mejor el estado actual de la medición que se está realizando.

  • Desde hace más de 20 años Siafa posee un laboratorio de Calibraciones y Mantenimiento de todas las marcas existentes en el mercado argentino.
    Siafa también presta los servicios de Mediciones, Alquiler de Instrumentos y gestión de Análisis Químicos.
  • Para comunicarse con nosotros:
    Puede enviarnos un mensaje a ventas@siafa.com.ar
    Comunicarse vía telefónica al 011 4684 2232.
    Visitar la sección de nuestro sitio SIAFA Web
     
    NOTA: Siafa y las empresas fabricantes cuyos productos comercializamos en Argentina, se esfuerzan de buena fe para proveer información técnica confiable y de calidad en el uso de instrumentos y la aplicación de los mismos. Sin embargo, no podemos garantizar que la información suministrada sea suficiente para cumplir con un método, una especificación o cualquier tipo de normativa, incluso que este material no esté libre de errores. Se recomienda tener una copia de un método o especificación aprobada por una autoridad regulatoria o una organización de profesionales.