Buenos Aires, la ciudad más ruidosa de América Latina

Y la octava a nivel mundial, según un estudio de la consultora CitiQuiet, con sede en Nueva York.

Buenos Aires es una ciudad extremadamente ruidosa. Toda la ciudad es una conjunción de situaciones de ruido permanente y esto tiene que ver con una combinación de factores: parques automotores que no están en condiciones y emiten mucho ruido, calles que no mejoran el tránsito, edificios que no están preparados para absorber el impacto sonoro, sistemas constructivos que no exigen eso ni prestan atención sobre lo que significa la insonorización, y  se suman también los ruidos nocturnos provenientes de bares y boliches, entre otros. También se  vinculó la problemática con la falta de espacios verdes, dato no menor si se tiene en cuenta que Buenos Aires cuenta con seis metros cuadrados de espacio verde por habitante, menos de lo que recomienda Naciones Unidas, y que en los últimos años se perdieron 300 hectáreas de espacio verde. “Los espacios verdes absorben los impactos ambientales en general, tanto contaminación atmosférica como la sonora.” Y el sonido es vibración, entonces, a medida que se le agrega cada vez más cemento y se liquidan espacios verdes, lo que se produce es que haya cada vez más reverberancia.

Para la Organización Mundial de la Salud (OMS) los sonidos que superan los 70 decibeles (dB) son considerados molestos, en tanto que aquellos que superan los 90 dB son dañinos y recomienda no estar expuesto a más de 55 dB durante las noches, ya que puede dañar el descanso y la salud. Nuestra Normativa  es más exigente aún, estableciendo en la Ley 1540 rangos de entre 60 y 80 dBA para el horario diurno y de entre 50 y 75 dBA para el nocturno. 

Sin embargo, el Mapa del Ruido, que se realiza con equipos especiales como los citados aquí (Estaciones fijas de monitoreo de Ruido), elaborado por el gobierno porteño muestra que gran parte de la ciudad se mantiene cerca de los 80 decibeles durante el día y que las diferencias entre los valores del día y la noche, mayoritariamente, no superan los 5 dB.

La Agencia de Protección Ambiental de la Ciudad reconoce “la superación de los límites máximos permisibles en un importante porcentaje de la ciudad” Como es de esperar, las zonas con mayor caudal de tránsito son las más ruidosas y es por esto que desde dicho organismo aseguran que no se puede identificar barrios o comunas particularmente ruidosas sino “ejes viales con importantes emisiones sonoras”, como la avenida Corrientes o la General Paz. 


Por su parte, según un estudio realizado por la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Palermo junto con el Consejo Económico y Social de la Ciudad de Buenos Aires, entre los puntos más ruidosos de la ciudad se destacan las intersecciones de la avenida 9 de Julio y Corrientes (76,18 dbA), Rivadavia y Callao (71,55 dbA), y Cabildo y Juramento (72,54 dbA). Estos resultados superan incluso las mediciones realizadas en las cercanías del Aeroparque Metropolitano, donde los resultados fueron de 69,45 dbA. El panorama es realmente ensordecedor.

La contaminación sonora impacta en la capacidad auditiva, pero también tiene consecuencias sobre la salud en otros niveles como el aumento del estrés, aumento de la presión arterial, fatiga crónica, trastornos del sueño y alteraciones respiratorias, entre otros, 

Si a todo ese ruido cotidiano, le sumamos el ruido de los boliches –que suelen estar entre 90 y 100 decibeles– y el permanente uso de auriculares, estamos viendo cada vez más jóvenes con oídos de viejos.

Una de las recomendaciones ambientales de importancia es realizar mapas de ruido en las distintas zonas,  con equipos del tipo Nor131 (como ya cuentan los inspectores de la ciudad de Buenos Aires para medición de ruido molesto por el Dec. 740/07); tal como si se tratase de las mediciones de ruido en una empresa, para proteger, en lugar de los trabajadores, a todos los integrantes de la comunidad afectada.

Siafa representa a la marca NorSonic, con equipamiento exclusivo para análisis de ruido y vibraciones. Cumpliendo en sus diseños de acuerdo a las normativas más exigentes a nivel nacional e internacional: IRAM 4074 (IEC 61672-1 e IEC 61672-2) para ruido e ISO 8041 para vibraciones. Para información sobre productos Norsonic, por favor visitar nuestra web.

Visite nuestra web actualizada www.siafa.com.ar donde podrán ver la evolución tecnológica en sistemas de medición de contaminantes físicos (ruido, estrés térmico, iluminación, radiaciones ionizantes y no ionizantes, vibraciones), químicos (partículas, fibras, humos, gases, vapores, nieblas, brumas, etc.) y biológicos (virus, bacterias, hongos, etc.) para Higiene Ocupacional y Medio Ambiente. Allí encontrarán múltiples recursos y fuentes que lo ayudarán a un mejor de desarrollo de la actividad, y también sumando una división de servicios de medición y análisis, adicional a la ya existente de servicios de calibración/contraste, con laboratorio certificado bajo Norma ISO 9001 desde el año 2003.

  • Desde hace más de 20 años Siafa posee un laboratorio de Calibraciones y Mantenimiento de todas las marcas existentes en el mercado argentino.
    Siafa también presta los servicios de Mediciones, Alquiler de Instrumentos y gestión de Análisis Químicos.
  • Para comunicarse con nosotros:
    Puede enviarnos un mensaje a ventas@siafa.com.ar
    Comunicarse vía telefónica al 011 4684 2232.
    Visitar la sección de nuestro sitio SIAFA Web
     
    NOTA: Siafa y las empresas fabricantes cuyos productos comercializamos en Argentina, se esfuerzan de buena fe para proveer información técnica confiable y de calidad en el uso de instrumentos y la aplicación de los mismos. Sin embargo, no podemos garantizar que la información suministrada sea suficiente para cumplir con un método, una especificación o cualquier tipo de normativa, incluso que este material no esté libre de errores. Se recomienda tener una copia de un método o especificación aprobada por una autoridad regulatoria o una organización de profesionales.