Estrés por Frío. Evaluación del Riesgo en Industrias Minera y Petrolífera

Si bien la frase estrés térmico señala claramente Diferencias de Temperatura sin indicar frío o calor, la misma se aplica siempre para altas temperaturas. Esto puede llevar a confusión entre las mediciones de estrés por frío con estrés térmico, pensando que se utiliza el mismo instrumental. En esta nota desglosaremos algunos aspectos de la normativa vigente, consecuencias de exposición y la correcta elección del instrumental de medición.

A la hora de caracterizar el estrés por frío, las mediciones están reguladas en base a procedimientos establecidos y límites máximos permisibles según el capítulo 8 del decreto 351/79.

El mismo establece: “Los valores límite (TLVs) para el estrés por frío están destinados a proteger a los trabajadores de los efectos más graves tanto del estrés por frío (hipotermia) como de las lesiones causadas por el frío, y a describir las condiciones de trabajo con frío por debajo de las cuales se cree que se pueden exponer repetidamente a casi todos los trabajadores sin efectos adversos para la salud. El objetivo de los valores límite es impedir que la temperatura interna del cuerpo descienda por debajo de los 36°C  y prevenir las lesiones por frío en las extremidades del cuerpo”.

siafa estres frío
siafa estres frío


Evaluación y control

Siguiendo lo que nos ofrece el decreto 351/79, nos indican una tabla:

siafa estrés frío

“da una gráfica de temperaturas equivalentes de enfriamiento en la que se relacionan la temperatura del aire medida con termómetro de bulbo seco y de la velocidad del viento”, es básicamente una tabla de doble entrada donde se deben conocer los valores de temperatura y velocidad de viento para poder determinar el grado de exposición.

Los niveles máximos permisibles, tanto para esta variable (estrés por frío) como para cualquier otra (estrés térmico, químicos, ruido, etc.) son valores de referencia, siempre deben tomarse como extremos a los que el trabajador no debe llegar. Por básicamente un factor que es la “susceptibilidad individual”, cada ser humano es único e irrepetible y el nivel de tolerancia de uno puede ser diferente al del otro.

Más allá de cuál es la mejor ropa a utilizar o cuánto tiempo puede permanecer a una determinada temperatura, a lo que le vamos a dar importancia nosotros es en cómo seleccionar correctamente un equipo para realizar esta medición, ya que toda medida ulterior estará definida por la medición, y si la misma es incierta, así lo será la eventual acción correctiva, poniendo en riesgo la salud de la persona expuesta.

Como ya se mencionó con anterioridad, las variables a determinar son básicamente dos: la temperatura y la velocidad del viento. Pero, ¿cualquier termoanemómetro sirve para realizar este tipo de mediciones?
La respuesta a la pregunta es sencilla, NO. Hay varios factores que deben estudiarse previo a la adquisición y el uso de un equipo que realmente sirva para esta aplicación.

Tipos de termoanemómetros

Termoanemómetros a paletas

Este básicamente consta de una turbina (existen de diversos diámetros) donde se mide en base a la velocidad con la cual gira la misma.

Dwyer 9671 Siafa
Termoanemómetro a paleta - DW 9671


Termoanemómetro de hilo caliente


El hilo caliente está a una temperatura superior a la del ambiente y está continuamente refrigerándose por el aire. La temperatura se mantiene constante por un circuito de regulación. El calentamiento del hilo es proporcional a la velocidad de flujo de aire.

Dwyer 471b Siafa
Termoanemómetro de hilo caliente - DW 471B


El primer factor es el más importante de todos, hay muchos equipos de origen asiático (Chinos, Taiwaneses, etc.) que en sus catálogos comerciales, folletos técnicos o manuales indican (si lo hacen) dos temperaturas: temperatura de funcionamiento y temperatura de medición. Esto no siempre sucede, por eso hay que tener muchísimo cuidado cuando se elige este tipo de equipos.

Usualmente muchos de estos termoanemómetros económicos muestran que la temperatura de medición arranca en los -10°C o -15°C o hasta -20°C, pero cuando se ve la temperatura de funcionamiento se ve que funcionan a partir de los 0°C, con lo cual, lo que básicamente están diciendo es que el equipo mide desde -20°C (por ejemplo) pero debajo de los 0°C no va a funcionar bien !!   Eso sucede con muchos equipos que circulan en el mercado actualmente.

Como se puede apreciar en la tabla 2 que se vio con anterioridad, hay muy pocos escenarios donde es útil medir por encima de los 0°C para caracterizar el escenario de estrés por frío.

Otro factor importante es cuáles van a ser las condiciones climáticas o cuanta versatilidad se requiere en el equipo.

Hay lugares de trabajo donde por la particularidad de la región o por el lugar donde se realice la medición suelen ser más hostiles que las situaciones de trabajo convencionales. Con lo cual no solo habría que contemplar la primer variable mencionada sino también que el equipo sea apto para ser utilizado en esa clase de contextos. Un claro ejemplo de esto es cuando deben realizarse mediciones a grandes alturas para poder saber, en función de la velocidad de viento, si dicha locación es apta o no para el trabajo o locaciones donde el particulado en suspensión es de gran tamaño.

Este tipo de ambientes hacen que muchas veces un termoanemómetro de hilo caliente sea inviable debido a que el mismo resulta más frágil desde el punto de vista de su diseño. Las partículas circulantes pueden hacer que se quiebre el hilo/resistencia de la sonda, que es bastante delicado.

La última variable a tener muy en cuenta va dirigida a la calibración y certificación del instrumental. Las indicaciones de todos los instrumentos son tan inciertas o precisas como su comparación contra un patrón de mejor calidad lo indique. El laboratorio que emite el certificado de calibración debe ser capaz de demostrar sin lugar a dudas que el contraste fue realizado contra patrones con trazabilidad INTI, NIST, entre otros; y además que se utilizó un método apropiado. En este caso, p.ej. que se utilizó un túnel de viento adecuado y no una comparación frente a un ventilador comercial que carece por completo de representatividad.

Flujo Siafa
Tunel de viento Siafa
Túnel de viento del laboratorio de Siafa

Es recomendable también que dicho laboratorio cuente con una certificación de calidad (como base ISO 9001) para verificación de procedimientos de trabajo con auditorías periódicas frente a un organismo externo que cuente con un aval suficiente para realizar esas tareas.

Siafa cuenta con certificación ISO 9001 desde 2003 para servicio técnico de mantenimiento, verificación, contraste, calibración y reparación de instrumentos de equipos de medición para higiene industrial, salud ocupacional y media ambiente; en nuestro laboratorio y/o ubicaciones indicadas por el cliente.  Y adicionalmente ha certificado recientemente también ISO 9001 las áreas de Alquiler de equipos y de Realización de Mediciones Ambientales. Esto nos lleva al último tema de esta Nota: Como en algunas ocupaciones el estrés por frío es sólo ocasional, las mediciones se realizan muy esporádicamente, y dado que el costo de instrumentos y mantenerlos calibrados junto a la pericia que se requiere para medir puede no justificar el realizar las mediciones por personal propio, muchas empresas resuelven contratar expertos externos que las hagan e informen los datos o directamente la interpretación de los mismos y las acciones correspondientes. No deje de consultarnos directamente en cualquiera de estos casos.

 

  • Mediante un acuerdo con el IRAM, Siafa ofrece las normas originales ISO, IRAM y otras; licenciadas directamente a nombre del usuario final, y al mismo precio de lista que en el IRAM, o aún menor..!
    Desde hace más de 20 años Siafa posee un laboratorio de Calibraciones y Mantenimiento de todas las marcas existentes en el mercado argentino.
    Siafa también presta los servicios de Mediciones, Alquiler de Instrumentos y gestión de Análisis Químicos.
  • Para comunicarse con nosotros:
    Puede enviarnos un mensaje a ventas@siafa.com.ar
    Comunicarse vía telefónica al 011 4684 2232.
    Visitar la sección de nuestro sitio SIAFA Web
     
    NOTA: Siafa y las empresas fabricantes cuyos productos comercializamos en Argentina, se esfuerzan de buena fe para proveer información técnica confiable y de calidad en el uso de instrumentos y la aplicación de los mismos. Sin embargo, no podemos garantizar que la información suministrada sea suficiente para cumplir con un método, una especificación o cualquier tipo de normativa, incluso que este material no esté libre de errores. Se recomienda tener una copia de un método o especificación aprobada por una autoridad regulatoria o una organización de profesionales.