L90: Ruido de fondo

El ruido de fondo es un factor presente en prácticamente cualquier medición de ruido que no se realice en un ambiente controlado de laboratorio. Sin embargo, pese a su masividad, es un parámetro difíc

Se considera ruido de fondo cualquier sonido no controlable que se produce de forma simultánea a la realización de una medición de ruido, y que puede afectar al resultado de la misma.

Cuando se evalúa el ruido, es útil analizar la distribución estadística de los niveles sonoros. El análisis no sólo proporciona información útil sobre la variabilidad de los niveles de ruido sino que además es importante como base para evaluar el ruido de fondo. Por ejemplo, el L90, el nivel excedido durante el 90% del tiempo de medición, se utiliza como indicador de los niveles de ruido de fondo, mientras que el L10 se utiliza a veces para indicar el nivel de los eventos de ruido (el nivel cada vez que pasa un vehículo).

Haciendo una generalización, podemos encontrar dos escenarios posibles: uno en el que es posible apagar la fuente de ruido (u objeto de medición) con el objetivo de aislar y determinar el ruido de fondo. Por ejemplo, midiendo una estación de trabajo en una carpintería. El otro escenario es aquel en que no es factible apagar el objeto de medición, y aplica principalmente al ruido vehicular.

RESTA DEL RUIDO DE FONDO

Para evitar los errores en la medida, en primer lugar debe averiguarse si es posible que el ruido de fondo esté afectando el resultado. Midiendo con la fuente evaluada encendida y apagada notaremos si el ruido producido por esta es importante.

Si la diferencia entre ambas mediciones es pequeña (menos de 3 dB), la medida no es fiable, puesto que el ruido de fondo es prácticamente tan intenso como la fuente. Por el contrario, si al encender la fuente de ruido (el objeto de medición) el nivel varía en más de 10 dB, el ruido de fondo no tiene influencia en la medida.

Entre estos dos extremos, el ruido de fondo estará afectando a la medida en cierto grado. Por lo tanto, esta medida debe ser corregida por ruido de fondo.

Tal como lo expresa la Resolución N° 623/07 del GCBA (Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires) en su Decreto reglamentario N° 740/07, Anexos y modificatorias, algunas veces es necesario restar el ruido de fondo del NPS (Nivel de Presión Sonora) total. La corrección para el ruido de fondo puede hacerse restando el ruido de fondo del nivel de ruido total usando la siguiente ecuación:

donde:
Lpresult : ruido corregido (nivel de presión sonora)
Lptot : ruido total (nivel de presión sonora)
Lpfondo : ruido de fondo (nivel de presión sonora)

Como mencionábamos anteriormente, si ∆L es inferior a 3 dB, el ruido de fondo es demasiado alto para una medida de precisión y el nivel de ruido correcto no se puede hallar hasta que el ruido de fondo haya sido reducido. Si, por otra parte, la diferencia es superior a 10 dB, el ruido de fondo puede ser ignorado, puesto que tiene un efecto mínimo en el resultado de la medición. La curva, entonces, tendría una forma similar a la de la imagen a continuación:

RUIDO VEHICULAR

El ruido de tráfico generado por una vía de circulación, es una secuencia de sumas simultáneas de los niveles sonoros variables generados por los distintos vehículos que forman dicho tráfico. La variación del ruido con el tiempo es la característica principal del ruido ambiental y en particular del ruido de tráfico.

Si la intensidad de tráfico en una carretera es baja, la distancia media entre vehículos es grande y el paso de ellos es prácticamente independiente del resto, tendremos notables periodos de tiempo durante los cuales el ruido se mantiene constante o casi constante en el nivel de fondo. A medida que la intensidad de tráfico aumenta, la distancia media entre vehículos disminuye y cada vez se escucha menos el ruido de fondo. Cuando el tráfico es muy elevado el ruido es casi constante, y el ruido de fondo es indistinguible del ruido del tráfico.

El nivel sonoro continuo equivalente Leq reparte los efectos de los instantes de gran nivel, y se correlaciona razonablemente bien con la molestia subjetiva expresada por los transeúntes en situaciones acústicas provocadas por un tránsito estable de gran cantidad de vehículos. Sin embargo, este parámetro parece fallar al describir situaciones menos regulares, con mayor grado de variación entre máximos y mínimos.

La mayoría de las personas coinciden en que las molestias provocadas por el ruido de tránsito son función de los niveles de ruido y de la duración del evento: los períodos cortos a altos niveles son los más molestos. Numerosas situaciones reales son mal caracterizadas por el Leq, en especial las que exhiben un tránsito intermitente o de baja intensidad, tal como ocurre en áreas residenciales. En estos casos, el Leq termina promediando "hacia abajo" los picos de ruido más molestos.

Los criterios de valoración de los niveles sonoros producidos por el tráfico son muy variados. Aunque algunos de estos criterios se han definido explícitamente en relación con el tráfico rodado -como fuente principal del ruido urbano-, se suelen utilizar también para evaluar el ruido ambiental en el sentido más amplio, los niveles estadísticos Ln, o lo que es lo mismo, los niveles sonoros que se sobrepasan durante el n% del tiempo total de observación (téngase en cuenta que, para obtener resultados válidos, dicho tiempo debe ser suficientemente grande). Dentro de estos percentiles, resultan particularmente significativos los valores de L10, L50 y L90; en algunos casos, se utilizan también los valores de L1 y L99, que corresponden muy aproximadamente a los niveles máximos y mínimos del ruido ambiental, respectivamente.

Partiendo siempre de los resultados estadísticos del análisis dinámico del ruido, se han desarrollado otros muchos criterios. Como ejemplo de aplicación, los investigadores del Building Research Stablishment (BRS) de Inglaterra, basándose en el informe del comité Wilson, que destacaba la importancia de los índices L10 y L90, definieron el llamado índice de ruido de tráfico TNI (Traffic Noise Index) en la forma siguiente:

Este índice de evaluación está concebido específicamente en relación con el ruido de tráfico y confiere una gran importancia a la diferencia L10 - L90, atendiendo al hecho de que la molestia producida por el ruido de tráfico no es función únicamente de los niveles correspondientes, sino que depende muy especialmente del valor de dicha diferencia, como expresión de su carácter más o menos fluctuante. El índice denominado clima sonoro NC, cuyo valor viene dado sencillamente por la diferencia L10 - L90, se basa en esta misma consideración.

RESUMIENDO

Para la valoración del ruido de tráfico de vehículos automóviles es necesario el estudio estadístico de sus fluctuaciones, y puede realizarse directamente mediante sonómetros integradores. Entre los índices más usados pueden citarse:

• Nivel Leq o nivel sonoro continuo equivalente: nivel en dBA de un ruido constante hipotético correspondiente a la misma cantidad de energía acústica que el ruido real considerado en un punto determinado durante un período de tiempo T.

• Nivel L10: nivel sonoro en dBA que se sobrepasa durante el 10% del tiempo de observación. Representa el nivel de "ruido pico", el que causa más molestias.

• Nivel L50 o nivel medio: nivel sonoro en dBA que se sobrepasa durante el 50% del tiempo de observación.

• Nivel L90: nivel sonoro en dBA que se sobrepasa durante el 90% del tiempo de observación. Es representativo del nivel de "ruido de fondo".

CÓMO OBTENER EL L90 CON UN DECIBELÍMETRO QUE NO LO CALCULA

Es factible, y de hecho sencillo, obtener los niveles de excedencia (o LN) con cualquier decibelímetro con almacenamiento de datos. El único requisito técnico es que sea capaz de guardar datos a intervalos muy cortos (en el orden de un dato por segundo) y que sea posible descargarlos a una PC para procesarlos. El requisito estadístico para obtener un resultado preciso es, además, que el cálculo se realice sobre una cantidad importante de datos. Ordenando el registro completo de datos de menor a mayor se pueden obtener todos los valores de distribución estadística. Por información adicional sobre cómo realizar este procedimiento, lo invitamos a dirigirse a nuestra casilla ventas@siafa.com.ar

INSTRUMENTAL
Los equipos que calculan la distribución estadística de la medición (los LN) son los 3M SoundPro. No solamente calculan y almacenan en memoria los LN seleccionados por el usuario, sino que además los muestran en pantalla en tiempo real. El usuario puede elegir cuatro LN entre L1 y L99 para visualizar en pantalla en tiempo real y el equipo almacena la distribución estadística completa en memoria, que puede visualizarse a través del software.

Los SoundPro son decibelímetros integradores avanzados que cumplen en exceso la legislación argentina actual. Dependiendo de la versión pueden incluír analizadores de frecuencias en tiempo real (todas las bandas simultáneamente) por bandas de 1/1 y 1/3 de octava. En todos los casos cumplen con la legislación argentina e incluyen certificado de calibración de fábrica, con trazabilidad al NIST (Instituto Nacional de Estandares y Tecnología de Estados Unidos) equivalente a nuestro INTI (Instituto Nacional de Tecnología Industrial de Argentina).

El catálogo completo puede descargase haciendo clic acá: VER CATÁLOGO

  • Desde hace más de 20 años Siafa posee un laboratorio de Calibraciones y Mantenimiento de todas las marcas existentes en el mercado argentino.
    Siafa también presta los servicios de Mediciones, Alquiler de Instrumentos y gestión de Análisis Químicos.
  • Para comunicarse con nosotros:
    Puede enviarnos un mensaje a ventas@siafa.com.ar
    Comunicarse vía telefónica al 011 4684 2232.
    Visitar la sección de nuestro sitio SIAFA Web
     
    NOTA: Siafa y las empresas fabricantes cuyos productos comercializamos en Argentina, se esfuerzan de buena fe para proveer información técnica confiable y de calidad en el uso de instrumentos y la aplicación de los mismos. Sin embargo, no podemos garantizar que la información suministrada sea suficiente para cumplir con un método, una especificación o cualquier tipo de normativa, incluso que este material no esté libre de errores. Se recomienda tener una copia de un método o especificación aprobada por una autoridad regulatoria o una organización de profesionales.