Mediciones válidas en Higiene Ocupacional o Medio Ambiente.

Criterios para la Adquisición o Alquiler de Instrumentos, su Empleo y Mantenimiento. ¿Qué tipo de instrumentos para mediciones válidas en Higiene Ocupacional o para Medio Ambiente se deben utilizar? ¿

Dependiendo de los recursos disponibles y de las necesidades analíticas, seguramente existe todo un espectro de situaciones en las cuales varios métodos y diversos instrumentos pueden utilizarse en la operación diaria.

Los primeros instrumentos que tuvimos a nuestra disposición eran muy sencillos, generalmente tenían muy pocos controles y sus manuales de instrucción (de quizás no más de 25 páginas) podían leerse en su totalidad en no más de una hora.

siafa mediciones

En contraste a lo anterior, hoy día encaramos situaciones muy diferentes.
Muchos instrumentos, aunque complejos y versátiles, son superficialmente simples, no tienen muchos controles o indicadores visibles, generalmente todo es controlado por microprocesador o microcomputadoras y los manuales pueden ser inmensos cuando se imprimen, y muchas veces en inglés, o mal traducidos.
Un chiste que se escucha entre colegas (burla y frustración) es que los manuales de algunos instrumentos orientales parecen traducidos primero al ruso, después al hebreo, y de ahí al español.

El especialista de hoy día enfrenta opciones múltiples y situaciones complejas al adquirir o emplear un instrumento. El propósito de esta nota es ilustrar algunos aspectos de esas situaciones y expresar ideas y recomendaciones sobre los puntos críticos de la adquisición, mantenimiento y manejo de dicha instrumentación. Los comentarios ofrecidos están basados en experiencias y observaciones a lo largo de 25 años de trabajo continuo.

No es conveniente adquirir “demasiado” o “muy poco” instrumento

El costo de la instrumentación puede ser considerable y muy variable.
Dependiendo del tipo de instrumento y de los requerimientos de uso, el gasto puede ser menor a mil dólares en los casos de sonómetros simples o de diez mil dólares o más en los casos de sistemas complejos para medición de sonido, por ejemplo.

siafa mediciones
siafa mediciones

Es por estas consideraciones que conviene definir bien las necesidades y objetivos que se desean cubrir con la adquisición y el explorar a fondo las opciones disponibles en términos de fabricantes y accesorios necesarios.
También conviene recordar que la mayoría de la instrumentación es diseñada para satisfacer las necesidades científicas en países tecnológicamente muy avanzados (que es donde se fabrican), y a veces parece que muy poco se ha hecho por fabricar instrumentación simple y mejor adaptada a los requerimientos de países en desarrollo y puede pasar que la instrumentación que se adquiere tenga características y capacidades que sobrepasan los requerimientos actuales del usuario típico.
Es responsabilidad del comprador, del usuario y del vendedor limitar lo superfluo y optimizar lo necesario en la adquisición.

La decisión sobre compras debe hacerse responsablemente, y aquí lleva máxima importancia conocer cuáles normas (IRAM o internacionales) y reglamentaciones (locales o nacionales) deben cumplirse, pero también influyen mucho las opiniones y asesoramiento de los fabricantes y oferentes de instrumentación cuando sugieren o definen el instrumento recomendable para un uso determinado.
Sobre esto es importante mencionar que esas opiniones son valiosas cuando surgen de profesionales o empresas con muchos años en el mercado local pero aunque son muy importantes no deben constituir siempre el total del criterio empleado en la adquisición y el usuario debe estar seguro que son en verdad útiles y adecuadas a sus propósitos.
Cliente y vendedor deben establecer una línea de comunicación y confianza mutua que ayude a lograr éxito recíproco.
Por otro lado, en países como el nuestro, donde casi todos los equipos son importados y hay una gran incertidumbre sobre cuando se podrá actualizar el equipamiento, puede haber tendencias a comprar características de más “por las dudas”, o al contrario comprar “con lo justo” debido a los valores altos. Ninguno de estos extremos es recomendable.

No olvidemos que los instrumentos requieren de algo más que electricidad o pilas para funcionar.

Si bien los instrumentos modernos son muy sofisticados y útiles, son solamente una parte de lo necesario para obtener buenos resultados. Siempre se necesita –además- de operadores capacitados, elementos de consumo, partes de repuesto y servicio técnico local.

siafa calibraciones

Por esto, si se decide la adquisición es una idea muy buena  el reservar algo de los presupuestos totales de compra de instrumentos para la adquisición simultánea o diferida de todo aquello que es esencial para su operación y mantenimiento posterior.
No debemos permitir que un instrumento que cuesta varios miles de dólares no funcione correctamente por falta de un consumible, repuesto, o un servicio de mantenimiento periódico o de calibración a intervalos regulares que cueste un 3% ó 5% del total.
Si no puede asegurarse esta continuidad es razonable estudiar el alquiler del aparato o la contratación del servicio de medición.

siafa mediciones

Con pena hemos observado situaciones en las que instrumentos o sistemas modernos y costosos no pueden ser empleados por falta de implementos simples como filtros especiales, algún material o parte de consumo o por la ausencia de personal capacitado y experto. P.ej.: Algunas Provincias y grandes Ciudades en Argentina, así como grandes empresas, han invertido cientos de miles de dólares en sistemas para medición de Calidad de Aire preparados para ofrecer datos fehacientes durante 10 años o más, sólo para que no funcionen correctamente al cabo de 3 años por no prever adecuadamente.

Aquí también conviene recordar que la educación universitaria generalmente no es suficiente para capacitar a los profesionales sobre el uso de instrumentos, y que aun cuando ese usuario tenga una base muy adecuada de conocimientos, siempre va a tomarle cierto tiempo el desarrollar experiencia con la instrumentación.
Los cursos de operación de instrumental ofrecidos por los vendedores son a veces imprescindibles, aunque en ocasiones ponen solamente una capa de conocimientos muy ligera y muy general en la preparación de los graduados.
Este aspecto es también otro punto vital al evaluar la compra, asegurándose que las empresas fabricantes de instrumentos y sus representantes locales estén también dedicadas a impartir cursos de capacitación especializada y a ofrecer ayuda técnica cercana, que cuenten con personal realmente capacitado y con la experiencia adecuada para ser de utilidad a los usuarios.

siafa recursos

Todo instrumento tiene una longevidad limitada.
Si reducimos un instrumento de análisis a sus elementos más básicos, veremos que es una combinación ingeniosa y funcional de partes mecánicas, componentes ópticos o sistemas químicos, circuitos electrónicos, y algoritmos de computación.
Con el tiempo y el uso todas esas partes sufren deterioro y desgaste, o bien el instrumento se vuelve obsoleto cuando se introducen tecnologías más avanzadas.
Puede también suceder que cuando un instrumento está aún en uso, su mantenimiento pueda ser muy problemático por escasez de partes o por sufrir descomposturas muy frecuentes.
En nuestra experiencia, creemos que es razonable esperar que un sonómetro de buena calidad pueda funcionar por lo menos durante 10 ó 15 años, mientras que un detector de gases durante 3 a 8 años, siempre que su empleo y mantenimiento haya sido el recomendado.
Inevitablemente, pasado cierto tiempo todo instrumento deberá ser descartado y es una responsabilidad el reconocer cuando ese momento ha llegado.

Finalizado el ciclo de producción de un instrumento, las empresas fabricantes mantienen repuestos solamente por un periodo determinado, usualmente de 4 ó 5 años.
Al término de este tiempo, muchos fabricantes solamente prometen "hacer un esfuerzo máximo por mantener partes" o algo parecido.
Sobre este punto también debe prestarse mucha atención al momento de elegir.

Lo último o más avanzado en tecnología no es necesariamente la opción más adecuada.
Siempre es una tentación muy grande el obtener lo más moderno y avanzado en tecnología al momento de adquirir un instrumento y en principio no hay nada erróneo en esto, pero pueden surgir problemas al hacerlo y la experiencia demuestra la necesidad de ser cauteloso.

Hace algunos años tomamos la decisión de adquirir varios instrumentos importantes para emplearse en un gran proyecto.
Las partes críticas del plan incluían la instalación y puesta en marcha de esos instrumentos a una fecha determinada.
Al examinar las opciones del caso, el fabricante seleccionado ofreció lo último en diseño y novedad en uno de los componentes de la instrumentación, los argumentos nos convencieron, y adquirimos esos modelos.
Cuando las unidades se instalaron sucedió que dentro del lapso de 30 a 40 días, todas las unidades fallaron en ese componente supuestamente muy avanzado y novedoso, y las fallas fueron tales que una unidad tuvo que ser reemplazada completamente.
Finalmente todos los problemas se solucionaron, pero la etapa inicial del proyecto tuvo que retrasarse.
Si bien 40 días puede decirse no es un tiempo muy largo para resolver problemas cabe señalar que esto sucedió en un país donde todo estaba a mano, los envíos de partes de repuesto tardan 1 ó 2 días o menos, y donde existía contacto directo con el fabricante y con un conjunto muy apreciable de expertos.
En países como Argentina, problemas de este tipo son bastante más difíciles de resolver, involucrando tiempos sensiblemente más largos. 

El fabricante involucrado en el ejemplo anterior nunca explicó completamente el porqué de las fallas, pero parecía evidente que en el apuro de marketing por llevar algo nuevo al mercado, los diseñadores no invirtieron el tiempo suficiente para probar dichos componentes y la nueva versión del instrumento.

Es por experiencias como esta que podría ser recomendable esperar 9 a 18 meses desde el lanzamiento de un modelo novedoso de instrumento antes de adquirirlo. En ese tiempo, gran parte de los problemas originales serán detectados y las soluciones serán adecuadamente comprobadas. Esta recomendación puede ser más o menos estricta dependiendo de la historia conocida del fabricante o el vendedor.
En estas notas sobre equipamiento pueden surgir discusiones sobre muchos temas asociados a nuestra especialidad. Si tiene algún comentario, sugerencia, críticas o preguntas específicas sobre algún problema, si desea contactar al autor o le interesa que se aborde algún tema en particular, por favor envíenos sus comentarios y datos haciendo clic aquí.

 

  • Mediante un acuerdo con el IRAM, Siafa ofrece las normas originales ISO, IRAM y otras; licenciadas directamente a nombre del usuario final, y al mismo precio de lista que en el IRAM, o aún menor..!
    Desde hace más de 20 años Siafa posee un laboratorio de Calibraciones y Mantenimiento de todas las marcas existentes en el mercado argentino.
    Siafa también presta los servicios de Mediciones, Alquiler de Instrumentos y gestión de Análisis Químicos.
  • Para comunicarse con nosotros:
    Puede enviarnos un mensaje a ventas@siafa.com.ar
    Comunicarse vía telefónica al 011 4684 2232.
    Visitar la sección de nuestro sitio SIAFA Web
     
    NOTA: Siafa y las empresas fabricantes cuyos productos comercializamos en Argentina, se esfuerzan de buena fe para proveer información técnica confiable y de calidad en el uso de instrumentos y la aplicación de los mismos. Sin embargo, no podemos garantizar que la información suministrada sea suficiente para cumplir con un método, una especificación o cualquier tipo de normativa, incluso que este material no esté libre de errores. Se recomienda tener una copia de un método o especificación aprobada por una autoridad regulatoria o una organización de profesionales.