Muestreo activo de contaminantes en aire con bomba de aspiración

Si en el trabajo se utilizan procesos que producen polvo o gases, el primer paso es identificar estos procesos, conocer las sustancias involucradas y reconocer claramente quién está expuesto. Según las reglamentaciones vigentes es necesario evaluar la potencial exposición y luego decidir si esa exposición es o no significativa.

Es posible que solamente exista la percepción de exposición pero no sea un problema real, hay que respaldarlo con mediciones. Sólo después de que se hayan realizado las mediciones, puede hacerse un juicio sobre qué medidas de control pueden ser necesarias.

El polvo en sí como tal quizás no sea un problema, pero puede haber un componente tóxico en el polvo, así que siempre hay que comprobar y utilizar las hojas de datos de seguridad (MSDS) actualizadas. Por ejemplo, un metal siendo tratado podría liberar sustancias como el níquel o el cromo, en cuyo caso habrá que controlar a un nivel mucho más estricto, empezando por medir con un método validado.


Eligiendo el método

Hay normas nacionales (IRAM) y métodos internacionales (NIOSH, OSHA) que describen procedimientos específicos para tomar muestras y medir la exposición personal a contaminantes en aire en base a principios físicos y químicos muy bien establecidos.

Los métodos NIOSH para polvos generales (INERTES) son el 0500 y el 0600. Entonces, si no se sabe exactamente qué hay en el particulado en suspensión que se está muestreando, se puede comenzar con estos dos. Para polvos o gases con tóxicos conocidos, existen diferentes métodos específicos. Los métodos NIOSH no son Ley pero sí una muy buena orientación.

Los límites de exposición (CMP ó TLV) se basan en muestras personales, por lo que para hacer un muestreo se necesita una bomba personal, con un tren de muestreo que incluya el medio de captación apropiado, instalado en la zona de respiración usualmente cerca del cuello.

Gilian 5000 - Bomba portátil de muestreo de aire

Diferentes o la misma bomba se puede/n utilizar para diferentes tipos de muestreo, donde lo que normalmente cambia es el caudal y el tren de muestreo: incorpora o no un separador aerodinámico de partículas, o utiliza distintos tipos de filtro, o tubos de material adsorbente, o impactadores por vía húmeda (impingers).

Una vez que esté bien decidido lo que se está buscando y el método adecuado para trabajar, en el mismo método NIOSH se indicará la composición y armado del tren de muestreo; el volumen total de aire a muestrear, el tiempo de funcionamiento de la bomba, y a qué caudal; y también el análisis final sobre el medio de captación (gravimetría, análisis químico, etc.)

Como mínimo, cualquier persona que realice un muestreo debe estar capacitada y calificada para saber cuán importante es seguir las indicaciones del Método, y el concepto de la manipulación de cada elemento antes, durante y posterior al muestreo. Los procedimientos, así como los registros, deben ser fuertes y claros, y todo el mundo debe ejecutarlos exactamente de la misma manera.

 

Puntualmente se debe poder fijar el caudal en forma muy precisa y se necesita equipo de calibración o verificación para hacerlo. Este chequeo debe hacerse al comenzar y al finalizar cada muestra, para verificar que el caudal no haya cambiado durante las horas de muestreo.

Por supuesto también es importante cuidar y manejar adecuadamente el equipo durante el muestreo y utilizar laboratorios acreditados para analizar las muestras, solicitando todos los certificados necesarios para soportar la cadena completa de trazabilidad en cada eslabón.

Tal como es obvio, ni el mejor análisis puede reparar problemas generados por un mal muestreo. No tener el equipo calibrado correctamente es el error más común, y puede tener graves consecuencias. Por ejemplo si el método recomienda tomar muestras de 960 litros a 2 litros por minuto durante 8 horas y no se hubiera calibrado la bomba correctamente y está funcionando a 1,7 litros, sólo habrá aspirado 800 litros y el resultado del cálculo no será correcto. Y si se estuviera utilizando un separador aerodinámico de tamaño de partículas tal como un ciclón o un impactador la incertidumbre aumenta exponencialmente pues el diámetro de corte de estos dispositivos es fuertemente dependiente del caudal y no deben utilizarse nunca fuera del caudal de diseño.

Algunas bombas personales de muestreo llevan como indicador de caudal un rotámetro de área variable, que por su corta longitud solamente sirve para asegurar si está aspirando o no. Otros modelos pueden tener un indicador digital del caudal, sobre los que hay que ser muy cuidadoso ya que por supuesto existen de variadas calidades con gran diferencia de precisión y exactitud. Equipos más sofisticados pueden ofrecer valores de caudal a las condiciones ambientales del muestreo y también realizar la conversión a Condiciones Normales de Presión y Temperatura (CNPT).

INLITE VENTUS - Bomba de muestreo

 

GilAir Plus - Bomba portátil y digital de muestreo de aire

Lo aconsejado por los especialistas y requerido en los métodos validados es chequear o verificar el caudal (usualmente denominado “calibrar”, aunque en realidad este es otro concepto) contra un instrumento independiente de incertidumbre baja y conocida (usualmente denominado “calibrador”).  Estos pueden ser de diferentes tipos según su principio de operación: por pistón húmedo (burbuja de jabón), pistón seco, rotámetros de amplia longitud, de flujo másico, son los más usados.

 

Durante mucho tiempo solamente se utilizaban equipos por pistón o rotámetros de precisión, con los inconvenientes de manejar equipos voluminosos, con material de vidrio, requeridos de trabajar precisamente nivelados y otros cuidados. Afortunadamente en los últimos tiempos los caudalimetros de flujo másico han disminuido fuertemente su costo y su tamaño, pudiendo ofrecer una muy exacta indicación del caudal en un paquete compacto, sólido, muy fácil de usar, con lectura instantánea, y que no requiere condiciones de instalación ni preparación previa como los otros equipos anteriormente nombrados.

SIARGO MF5706/5712 - Caudalímetros

 

TSI 4146 - Calibrador de caudal primario digital



  • Desde hace más de 20 años Siafa posee un laboratorio de Calibraciones y Mantenimiento de todas las marcas existentes en el mercado argentino.
    Siafa también presta los servicios de Mediciones, Alquiler de Instrumentos y gestión de Análisis Químicos.
  • Para comunicarse con nosotros:
    Puede enviarnos un mensaje a ventas@siafa.com.ar
    Comunicarse vía telefónica al 011 4684 2232.
    Visitar la sección de nuestro sitio SIAFA Web
     
    NOTA: Siafa y las empresas fabricantes cuyos productos comercializamos en Argentina, se esfuerzan de buena fe para proveer información técnica confiable y de calidad en el uso de instrumentos y la aplicación de los mismos. Sin embargo, no podemos garantizar que la información suministrada sea suficiente para cumplir con un método, una especificación o cualquier tipo de normativa, incluso que este material no esté libre de errores. Se recomienda tener una copia de un método o especificación aprobada por una autoridad regulatoria o una organización de profesionales.